¿Quién es esa chica?

La base es importante pero sin la pestaña no voy a ninguna parte.

Thirty something Mexican Curious. Se habla español. Atea, roja, feminista, duermevelas, lectora. Books, reading, movies, feminism, photography, illustration, cats +


Otra vez creí, otra vez tuve esperanzas.
Mi corazón me sigue repitiendo que aguante, que aún no es el resultado definitivo, que aún falta…
Pero aquí estoy. Una vez más, de bruces contra la desesperanza. Contra una posibilidad de me angustia, me indigna y me duele.
Yo tenía 8 años cuando por primera vez hubo un candidato que representaba a la izquierda. A mis 8 años entendía que ese era el cambio que se necesitaba en México, que ahí había que poner todas las canicas.
 Me rompió el corazón el resultado de esas elecciones. El fraude, las urnas quemadas, el mapachismo salvaje del PRI. Y más tarde se me volvió a romper el corazón al saber que el Cuauhtémoc Cárdenas había pactado y aceptado la “derrota”.
Entonces nos cayó encima el salinato (así, con minúscula) y muchos cayeron en su trampa económica, se sentían de primer mundo y cuando se vino abajo el teatro (junto con el peso mexicano) se quedaron en su triste y endeudada realidad.
Tampoco aprendimos. Siguió Zedillo, quien 6 años más tarde le levantó el brazo a Fox y de ahí se pasó la bolita (que es un país entero) a Calderón que hoy se apresuró a darle la victoria al enano mental llamado epn.
¿Cuántos años van? ¿Ya hicieron la cuenta? 6 de De la Madrid, 6 de Salinas, 6 de Zedillo, 6 de Fox, 6 de Calderón. Todo lo que va de mi vida.
Y va una y cree y vota y cada maldita votación nos enteramos de compra de votos, de coacción, robo de urnas, etc. 
Los tibios dicen que no hay tal, claro. A los tibios les gusta sacarse los ojos y no ver, revolcarse en el lodo fétido que ellos llaman democracia. Esa palabra ya perdió todo su significado para mí…
En fin, sólo buscaba desahogarme un poco y esta imagen me pareció sumamente apropiada para hacerlo. Así me siento… como si cada año que pasa me fuesen empujando a raparme todas las flores, a dejar de creer que otro México es posible, a conformarme, a ser igual de tibia que ellos, igual de ciega, igual de muerta…
Ilustración: The Thinker of Tender Thoughts de Shel Silvers, 1963.

Otra vez creí, otra vez tuve esperanzas.

Mi corazón me sigue repitiendo que aguante, que aún no es el resultado definitivo, que aún falta…

Pero aquí estoy. Una vez más, de bruces contra la desesperanza. Contra una posibilidad de me angustia, me indigna y me duele.

Yo tenía 8 años cuando por primera vez hubo un candidato que representaba a la izquierda. A mis 8 años entendía que ese era el cambio que se necesitaba en México, que ahí había que poner todas las canicas.

 Me rompió el corazón el resultado de esas elecciones. El fraude, las urnas quemadas, el mapachismo salvaje del PRI. Y más tarde se me volvió a romper el corazón al saber que el Cuauhtémoc Cárdenas había pactado y aceptado la “derrota”.

Entonces nos cayó encima el salinato (así, con minúscula) y muchos cayeron en su trampa económica, se sentían de primer mundo y cuando se vino abajo el teatro (junto con el peso mexicano) se quedaron en su triste y endeudada realidad.

Tampoco aprendimos. Siguió Zedillo, quien 6 años más tarde le levantó el brazo a Fox y de ahí se pasó la bolita (que es un país entero) a Calderón que hoy se apresuró a darle la victoria al enano mental llamado epn.

¿Cuántos años van? ¿Ya hicieron la cuenta? 6 de De la Madrid, 6 de Salinas, 6 de Zedillo, 6 de Fox, 6 de Calderón. Todo lo que va de mi vida.

Y va una y cree y vota y cada maldita votación nos enteramos de compra de votos, de coacción, robo de urnas, etc. 

Los tibios dicen que no hay tal, claro. A los tibios les gusta sacarse los ojos y no ver, revolcarse en el lodo fétido que ellos llaman democracia. Esa palabra ya perdió todo su significado para mí…

En fin, sólo buscaba desahogarme un poco y esta imagen me pareció sumamente apropiada para hacerlo. Así me siento… como si cada año que pasa me fuesen empujando a raparme todas las flores, a dejar de creer que otro México es posible, a conformarme, a ser igual de tibia que ellos, igual de ciega, igual de muerta…

Ilustración: The Thinker of Tender Thoughts de Shel Silvers, 1963.

  1. greenguard reblogged this from libroabrazos
  2. twomoleculesthick reblogged this from libroabrazos
  3. leorigby reblogged this from quienesesachica and added:
    Shel si sabia que el mundo no tenia sentido y las cosas pasaban mal y sin sentido pero el sabia que con humor uno podia...
  4. leorigby said: Shel Silverstein rifa… ese señor veia la mierda que era la vida y el seguia con su humor ilustrado y en canciones y poemas… Y si cuando me deprimo el me alegra porque en su mundo de morir por un coco y niños malcriados todo era ilogico.
  5. sirmikebyhimself reblogged this from quienesesachica
  6. whitelikethesnow said: Siento mucho la situación, pero te comprendo. Similar se puede decir de mi País y mi decepción no es mas porque no me cabe en el pecho. Todos vivimos bajo ese engaño. Lamentablemente todos. Abrazos desde Puerto Rico.
  7. libroabrazos reblogged this from quienesesachica
  8. quienesesachica posted this